Fascitis plantar

02/10/12


El humano tiene en su planta del pie una estructura fibrosa ó fascia. De allí que su inflamación tome el nombre de fascitis. Tensa y de color nacarado, está constituída por dos tipos de fibras. Unas son superficiales y otras profundas, pero anatómicamente constituyen una sola estructura o aponeurois plantar, ubicada inmediatamente debajo de la piel y del tejido celular subcutáneo. Tiene inicio en el calcaneo ó talón y de allí se irradia hacia los dedos del pie, símil a una plantilla ortopédica y de parecido grosor. Para los que hacen la especialidad, además de reconocerla anatómicamente desde los tiempos en que cursaban anatomía, hasta por las exposiciones quirúrgicas, también se interesan en la distribución de sus fibras, en sus inserciones específicas y en sus puentes fibrosos hacia los dedos.
Con la máxima extensión del dedo gordo puede palparse toda la aponeurosis plantar y en ocasiones observarse roja y caliente, además de dolorosa en su tercio proximal, es decir cerca de su inserción en el talón. La estructura del arco del pie - llámese valgo, plano ó varo- también influye en el largo de la fascia y en su tensión. Recordar que dicha fascia plantar une el calcaneo con los metatarsianos como la cuerda del arco de Robin Hood.
La superficie donde se realiza el deporte determina si se genera fascitis ó no. El ejemplo típico es el juego en pisos duros. Ello traerá dolor en el extremo metatarsal ó cabezas de metatarsianos. Si la superficie es ondulada y dura (cancha descuidada post lluvias), el dolor será en el tercio medio. Si el deportista es saltador (el central ó el delantero centro), tendrá la fascitis tipica con el dolor en su extremo proximal.
Pero además la fascitis puede no ser tal. En este caso estaremos en presencia de una contractura por nódulos fibrosos de la aponeurosis ó enfermedad de Ledderhose, símil de la contractura de Dupuytren en las manos. Tales patologías fueron consideradas fibromatosis de origen desconocido. En estos casos la solución es quirúrgica. Por último debemos hacer diagnóstico diferencial con las talalgias por espolón calcaneo, patología  frecuente por arriba de los 40 años y casi específico del pelotari, estadísticamente hablando.
Concretando, la fascitis plantar se resuelve en pocos días con infiltración de corticoides en el punto exacto de dolor. En caso de recidivas, la sección quirúrgica de la aponeurosis resuelve la patología definitivamente. En algunos casos hemos observado que luego de un esfuerzo en el pique ó reacción en el campo de juego, se desgarra la aponeurosis con dolor y hematoma plantar. A partir de dicho episodio el dolor cede prácticamente para siempre.

Dr. Luis F. Pintos